Fandom

Dragon´s-dogma wiki

Clarus

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Clarus
CLARUS.png
Datos del NPC

Clarus es un NPC en Dragon's Dogma y en DD: Dark Arisen.

DDWiki.png

Descripción:Editar

MisionesEditar

FrasesEditar

— Ah, ¿un(a) viajero(a)? Bienvenido(a), hijo(a).
— No podremos ofreceros gran ayuda, pero espero que vuestra visita sea agradable. Que el Creador os guíe.
Después de recibir la licencia de la Cacería de la Sierpe:
(Una sola vez) — Ahora lo entiendo. Vos sois el(la) Arisen, en carne y hueso.
— Desde antiguo, las puertas de la Fe se han abierto a los Arisen a medida que van realizando su cometido. No sé si podemos ayudaros en vuestra búsqueda, pero pondremos todo nuestro empeño.
— El dragón es el mal que ha tomado cuerpo de escamas y huesos. Nadie descansará tranquilo hasta que sea derrotado.
Durante Talento floreciente:
— ¿¡Es... es esta una de las flores de Quina!? No, no puede ser. Infundir tal cantidad de energía en la flor en tan poco tiempo... Es suficiente para hacerme dudar de mis sentidos. Os lo ruego, haced que el sacerdote de Gran Soren o el de Cassardis le echen un vistazo. Verdaderamente, es posible que cruce las puertas de la Gran Catedral más pronto que tarde...
Durante Un regalo de despedida:
— Os criasteis con Quina, ¿no es así? Quiero pediros un favor en su nombre.
(Ahora no) — ¿Oh? ¡Qué lástima! Siendo su confidente desde hace tanto tiempo, esta tarea resulta muy apropiada para vos.
— Puedo rogaros que nos ayudéis a preparar la partida de Quina?
(Escucharla) — Que el Creador os bendiga, hijo(a) mío(a). Como sabéis, Quina ha consagrado su vida a la Iglesia. Ha destacado entre nosotras, tanto en sus estudios como en sus obligaciones. Por lo que finalmente se ha hecho realidad su fervoroso deseo: le han concedido el traslado a la Gran Catedral, en el continente. Es un gran honor para nuestra humilde abadía... nos ha llenado de orgullo. Deseamos ofrecerle un presente a Quina formado por objetos bendecidos, para que el Creador la proteja en su viaje. Pero, desgraciadamente, no disponemos de ciertos materiales sagrados necesarios para la bendición. Siendo amigo(a) suyo(a) desde la infancia, no se nos ocurre nadie más adecuado para reunir estos elementos. También quisiera pediros que no le hablarais a Quina de esta misión... Esperamos sorprenderla con el regalo en la mañana de su partida.
— Los materiales se encuentran en las catacumbas. Tengo entendido que en la capital pueden adquirirse estos mismos materiales ya procesados. Sin embargo, la cantidad de oro que cuestan es formidable. Además, creemos que la tarea se merece un toque más personal.
— No me cabe duda de que el deseo de Quina de ir a la Gran Catedral se debe en gran medida a vuestro papel de Arisen. Allí los acólitos de la Fe han estudiado al dragón durante largo tiempo; sin duda, ella espera descubrir algún medio para ayudaros. Algunos piensan que es una locura emprender el largo viaje hasta el continente estando el dragón suelto, pero yo no estoy de acuerdo. El conocimiento es la luz que alumbra el camino para derrotar a este mal; no debe abandonarse jamás.
— Os doy las gracias, Arisen. Esto es todo lo que necesitábamos. Comenzaremos la bendición de inmediato. Que la luz del Creador te ilumine siempre.
Después de Un regalo de despedida
— Bienvenida sea la gran determinación de Quina, que nos servirá de espolón para contemplar nuestra fe con ojos nuevos. Un corazón que permanece puro y leal no tiene por qué temer nunca, sean cuales sean las circunstancias.
— ¿La echáis de menos, ser? Quina sería una buena novicia para la Fe. Solo os ruego que la tengáis presente en vuestras oraciones.
— Rezaremos para que tengáis una travesía sin peligros, Arisen.[2]
Después de La batalla final:
— No... no lo entiendo... El dragón ha sido derrotado y, con él, su amenaza... ¿Qué otro mal es este?
— Toda mi vida he confiado en la oración como medio para preservarnos del mal. Pero esta es la primera vez que siento auténtico... miedo...

NotasEditar

  1. Hacer las misiones que recompensan con armas de oro mágico es una condición para que estén a la venta en El Gato Negro; no obstante, debido al bug de las tiendas, es posible comprarlas sin haber conocido su tarea correspondiente.
  2. Puede haberse activado antes.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar