Fandom

Dragon´s-dogma wiki

Diario de viaje

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Páginas escritas por el mismo Arisen. Estos textos son de los pocos contenidos que muestran el pensamiento o la actitud "oficial" del protagonista silencioso, típico de muchos juegos de rol. Varios jugadores pasan por alto el Diario del Arisen por ser una opción poco visible, innecesaria de conocer o por perder interés ya que registra sólo la finalización de las misiones principales, omitiendo todas las inquietudes que pueda generar el desarrollo de misiones secundarias y tareas.

Página 1Editar

Sin previo aviso ni motivo aparente, un dragón atacó Cassardis, el pueblo que considero mi hogar. Los pescadores huyeron aterrorizados de la sierpe, ya que se la considera acertadamente la destrucción encarnada. ¿Estoy destinado a morir aquí? En ese caso, que así sea. Prefiero quedarme a luchar que acobardarme y huir. ¡Haré frente a este reto!

Página 2Editar

Cuando me desperté, estaba acostado en mi habitación.[1] ¿Acaso el ataque del dragón no fue sino un sueño? ¿Me llamó realmente la sierpe? A buen seguro, la inquietud que se ceba sobre mi corazón es muy real. Tengo que comprobar mis pertenencias y ver cómo está el pueblo.

Página 3Editar

La calma ha vuelto al pueblo, pero el ataque del dragón aún pesa gravemente en el ánimo de mis amigos pescados. Me atormenta la vergüenza que siento por la enorme falta de habilidad que he demostrado tener...

Página 4Editar

Me encontré con un "peón", una casta de seres a los que se contrata a menudo por sus habilidades marciales. Ni humanos ni inhumanos, estos mirmidones se presentan ante los destinados a luchar. Diría que este peón va a guiarme por el camino que debo recorrer.

Página 5Editar

Seguí al peón hasta el campamento del Cuerpo de reclutamiento, un ejército formado para derrotar al dragón. En cuanto entré en él, unas palabras extrañas resonaron en mi cabeza. Palabras que parecían provenir de una roca misteriosa que estaba junto a una tienda situada en medio del campamento...

Página 6Editar

Encontré una "piedra de la falla", una especie de portal entre nuestro mundo y el de la legión de los peones. Una voz que provenía de ella me llamó "Arisen" y me encomendó una prueba para demostrar mi valía. No sé nada de tales cuestiones, pero únicamente puedo confiar en que esta voz esté ligada a mi destino.

Página 7Editar

La voz me ha dicho que cumplo los requisitos para ser Arisen, alguien con el poder necesario para matar al dragón. Ahora tengo peones a mis órdenes y las esperanzas [de] los habitantes de Gransys descansan sobre mis hombros...

La verdad es que no estoy seguro de que pueda cumplir con mi deber en este nuevo papel. Pero espero que con la ayuda del maestro de armas Berne y la capitana Mercedes pueda ganar algo de confianza y experiencia.

Página 8Editar

Al despuntar el alba, un gemido desgarrador ha conmocionado el campamento. El repentino ataque de una enorme hidra ha hecho huir a los soldados. No sé si esta es otra tarea más de mi entrenamiento... Pero no me uniré a ellos en la huida. Sea cual sea mi suerte, debo mantenerme firme.

Página 9Editar

Tras derrotar a la hidra, arrancándole la cabeza, Mercedes, la líder del Cuerpo, me ha aconsejado la lleve como prueba de mi valía ante el duque Edmun. al parecer, se espera de los Arisen, que parecen portar el estandarte de toda la resistencia frente al dragón, que realicen hazañas como esta.

Página 10Editar

Acompañado de un grupo de soldados del Cuerpo, he cruzado las montañas con la cabeza de la hidra y he hecho mi entrada triunfal en la ciudad de Gran Soren, los dominios del duque Edmun y su gran ejército. He decidido dar una vuelta por la ciudad mientras Mercedes presenta su informe al Duque. Me siguen intrigando los peones... Me pregunto si estas gentes pueden decirme algo más sobre ellos...

Página 11Editar

He conocido al peón Barnaby, guardián de unas ruinas enormes llamas el Everfall que hay debajo de la ciudad. Parece que estaba esperando mi llegada... Aunque sus ojos no revelaban ninguna emoción, he notado la fe absoluta que tiene en mí. Me ha pedido que investigue una extraña aura que hay en el Everfall y no veo motivo alguno para rechazar su petición.

Página 12Editar

Un miembro de la guardia del castillo me ha saludado al salir del Everfall y me ha dicho que mis valerosas hazañas me han ganado un puesto en la Cacería de la Sierpe. El capitán que dirige la campaña se encuentra cerca de las puertas del castillo y me dará más información.

Página 13Editar

Mis obligaciones en la Cacería de la Sierpe me dejan extenuado, pero gracias a ellas veo reforzada mi determinación. Cada día estoy más cerca de la verdad que se esconde tras el dragón. Cada paso sirve para templar el acero de mi resolución. El dolor sordo de mi herida me impulsa a seguir adelante. ¿Acaso ser Arisen no consiste en hallar un crisol para el coraje?

Página 14Editar

Mi labor en la Cacería ha captado la atención del propio duque Edmun, que me ha concedido una audiencia formal en la corte. Si me desenvuelvo bien, puede que me asignen misiones aún más importantes para su ilustrísima. Solo me cabe esperar que el encuentro con este campeón legendario ilumine el camino que se abre ante mí.

Página 15Editar

He cumplido mis obligaciones en la Cacería de la Sierpe. El Duque me espera. Tengo que seguir adelante.

Página 16Editar

Tras la audiencia, me concedieron licencia para aceptar Órdenes Reales, misiones de especial urgencia asignadas por el duque Edmun en persona. Aldous, el chambelán de la corte, expresó su preocupación por su ilustrísima[2]. No obstante, me da órdenes y tengo cada vez más obligaciones de las que preocuparme.

Página 17Editar

Las Órdenes Reales me harán medir fuerzas con enemigos cada vez más poderosos, incluso si voy a confines cada vez más lejanos en el transcurso de mis investigaciones. No obstante, ahora dirijo a mis peones con una confianza casi insuperable. Mi poder ya es digno del nombre de Arisen. Difícilmente podría ser más distinto de la tierna pescadilla que salió de Cassardis hace no tanto.

Página 18Editar

Mientras cumplo mis obligaciones como Arisen, ni puedo evitar presenciar el caos que el dragón ha traído al pueblo de Gransys. Algunos han sucumbido al termor a la sierpe. Otros la adoran. entre ellos, el Elysion y la Salvación.

El sobrecogedor poder del dragón ha generado una locura intolerable.

Página 19Editar

Un encargo urgente me ha obligado a dirigirme al punto de control. ¿Qué está pasando allí? Un sentimiento de espanto lastra mis pasos, es como si arrastrase un ancla enorme.

Página 20Editar

¿Cómo he podido caer en un ardid como este? ¡Ahora campa a sus anchas por la capital un monstruo gigantesco! No me cabe duda de que esta destrucción es obra de la Salvación, un culto que idolatra el caos. Debo apresurarme a aniquilar esta amenaza para que vuelva a reinar la paz en Gran Soren.

Página 21Editar

He estado a la altura de mi título de Arisen y me he desecho de la betia inmunda. La ciudad no ha sufrido daños graves, pero ¿qué será lo próximo que nos suceda? Las nefastas intrigas de la Salvación podrían llevar esta tierra al borde del abismo.

El Duque quiere que participe en una expedición... ¿Puede alejarme de mi tierra acercarme a mis objetivos. Me siento algo perdido...

Página 22Editar

Cuando estaba a aceptando una recompensa de manos del Duque, han llegado malas noticias de la Gran Muralla. ¡La Salvación ha tomado el bastión! El duque Edmun me ha ordenado aniquilar de inmediato a los seguidores del culto.

Me dirijo hacia la lejana Gran Muralla más inquieto que nunca.

Página 23Editar

El dragón ha vuelto a aparecer ante mí y ha aplastado al Elysion como si fuera un insecto. Cuando la sierpe me ha llamado una vez más, he experimentado una epifanía: debo buscar al hombre más estrechamente vinculado al dragón para poner fin a esta contienda.

Página 24Editar

Nadie se atreve a aventurarse en la Montaña Mancillada. Es un lugar maldito, los dominios del dragó.

Preparado para lo pero, avanzaré con resolución a librar la batalla final. Cada paso de mi viaje me ha conducido hasta aquí.

Página 25Editar

No hay vuelta atrás; el dragón debe morir a mis manos. Ha llegado la hora. Sé que tengo el poder necesario...

El camino se abrirará ante mí[3].

Página 26Editar

El dragón ya no existe, pero la súbita caída de la criatura más poderosa del mundo[4] ha traído consecuencias funestas. La tierra tiembla, el cielo se oscurece y la confusión reina. Regreso aliviado de que esta terrible experiencia haya acabado por fin, pero incapaz de disfrutar de mi éxito.

Me preocupa el destino de Gran Soren, así que me dirijo a la capital[5].

Página 27Editar

La capital se ha convertido en una ciudad de los horrores. Un enorme vacío atraviesa su centro hasta las mismas entrañas de la tierra[6].  La mitad de la ciudad ha desaparecido en el abismo; los supervivientes contemplan con estupor la enorme sima. A buen seguro, el duque Edmun sabrá lo que ha sucedido aquí...

Página 28Editar

El gran agujero parece no acabar nunca... Una voz me incita a seguir bajando hasta su fin.

Siento que ya estoy en el final de mi viaje. Ya no sirvo a nadie, salvo a mi propia voluntad. Debo seguir adelante y descubrir mi auténtico destino.

NotasEditar

  1. En Un nuevo Arisen, el personaje principal despierta en la casa del jefe Adaro, no está propiamente en su habitación. Esto sugiere que hubo cambios en la posición del personaje luego de que cerrara la edición del diario, tal vez para hacer inevitable el evento del diálogo entre Quina y Adaro. También es posible que el salón de Adaro haya sido la antigua habitación del protagonista, durante su juventud o infancia, antes de que tuviese casa propia.
  2. Puede estar haciendo referencia a los delirios del Duque, algo que nunca se confirma, pero de lo que se tiene noticia por atestiguar un episodio durante Levantando sospechas.
  3. La continua confirmación de que esta fábula trata sobre la fuerza de voluntad y la confianza
  4. Esto es difícil de creer luego de conocer a fondo las cámaras en el Everfall de Más allá de la falla y más luego de explorar la isla Bitterblack. Sin embargo, es posible que el dragón sea mucho más de lo que enfrentó el Arisen, especialmente si es verdad aquella expresión que reza: "es como si el dragón quisiera que le dieras muerte."
  5. Esta referencia es la que sustenta la idea de que el Arisen se autoimpone la misión secundaria Una cálida bienvenida, pero que no pueda evitarse iniciarla no significa que sea obligatorio completarla.
  6. Eso parece, pero las entrañas de la tierra no podrán encontrarse abajo.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar