Fandom

Dragon´s-dogma wiki

El azote del grifo

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios2 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

El azote del grifo
640px-Dogma Blue Moon Tower.jpg
Resumen de misión
Tipo
Misión principal
Misiones de Órdenes Reales
Aviso
Obligatoria
Condición
Luego de Acudid a la corte,
confirmar encargo con Aldous
Finalización
Informar a Aldous
la misión cumplida
Premios
30,000 M
25,000 XP
30 c
Zona
Gran Soren, Llanuras Estan,
Acantilados Baño de luna,
Torre de la Luna azul

El azote del grifo es una misión disponible en Dragon's Dogma y Dark Arisen.

GeneralidadesEditar

La perdición del grifo es consecuencia de una Órden Real hecha al Arisen durante su aventura.

ObjetivoEditar

"Un Grifo está asaltando las caravanas. Únete a los voluntarios que planean matar a la bestia.

DetallesEditar

Esta misión está obtenido por hablar con Aldous después de la misión Acudid a la corte y elegir la opción prestar una mano al Cuerpo en una expedición de cacería.

Registro de misiónEditar

Resumen

- Misión de Órdenes Reales -
Un grifo está atacando las caravanas. Únete a los voluntarios que pretenden derrotar a la bestia.

DetallesEditar

  • Habla con los voluntarios
Habla con el capitán de la compañía de "élite" para averiguar su estrategia. Te espera en el exterior de la puerta del sur.
  • Únete a la campaña
Dirígete al campo de batalla y ayuda a la compañía a matar al grifo.
  • Únete a la campaña
Entrega cebo a la compañía y ayúdala a atraer al grifo.
  • Persigue al grifo que huye
Sigue el rastro a la bestia hasta la Torre de la Luna azul y ayuda a la compañía a matarla.
  • Informa de vuestra victoria
Regresa a Gran Soren e informa a Aldous de que has cumplido la tarea.

DiálogosEditar

Contexto y detonadorEditar

(Aldous) — Recibiréis las asignaciones de las misiones a través de mí y de nadie más. En estas cuestiones, hablo en nombre de su ilustrísima y mi palabra es la suya. En ese sentido, cualquiera de estas tareas merece vuestra atención completa e inmediata. Os lo ruego, tomad vuestra decisión, ser.
(Ayudar al Cuerpo en una cacería) (Aldous) — Sin duda, sois consciente de que los caminos están cada vez más infestados de bestias de todo tipo. La amenaza no ha hecho sino agravarse desde la llegada del dragón. El comercio se ha resentido y han muerto ciudadanos. Una compañía de las mejores espadas del ducado se ha reunido para diezmar a las criaturas. No es la solución perfecta, pero es un comienzo. Quiera pediros que os unáis a ellos, ser.
(Ahora no) (Aldous) — En ese caso, tomaos el tiempo que necesitéis para preparaos. Los demás os esperarán. Por ellos y por el pueblo de Gransys que teme ir por los caminos, os ruego que os apresuréis.
(Aldous) — Para acabar con la bestia que acecha los caminos se requiere agilidad de pensamiento y un brazo firme por partes iguales. No recomendaría esta tarea a ningún otro, ser. Está en juego la seguridad del pueblo.
(Aceptar) (Aldous) — Ha habido un sinfín de informes de caravanas que traían tributos a Gran Soren atacadas por monstruos. De entre ellos, el grifo supone la mayor amenaza. No es una criatura que pueda vencerse fácilmente, pero no podemos seguir ignorándola. De ahí la formación de una compañía de élite. Y ahora parece que están preparados para enfrentarse a la bestia. Están esperando al otro lado de las puertas del castillo. Id allí y os proporcionarán más información. Me temo que esta va a ser una batalla larga, ser. Que el Creador os proteja.

Desarrollo de las fasesEditar

(Aldous) — Debéis coordinaros con el resto para vencer a la bestia de una vez por todas. No pongo en duda vuestra fuerza y valor, ser, pero no dejéis que las ansias de gloria os empujen a actuar en solitario. La criatura a la que os enfrentáis ya ha derrotado a muchos caballeros. No bajéis la guardia, os lo ruego.
(Peón experimentado) — Los grifos detestan el fuego. Antes de unirnos al resto, preparémoslo.
(Peones) — Se sabe que los grifos odian el fuego. Nos vendría muy bien un aliado que pudiera conjurar llamas.
(Peones) — Será mejor que preguntemos qué han planeado los hombres del Cuerpo.
(Peones) — Los rayos no sirven de mucho contra los grifos. Hay que protegerse contra rayos si queremos cazar grifos.
(Peones) — Los hombres del Duque están listos. ¡Rápido, unámonos a ellos!
(Ser Nikolas) — Nuestra táctica es buena. ¡Mantenedla!
(Ser Bastian) — Voy a atravesar su negro corazón...
(Ser Yohem) — El cielo le proporciona una ventaja considerable... De todas formas, debemos luchar.
(Ser Defloe) — De élite o no, me sentiría más cómodo si fuéramos unos cuantos más...
(Ser Jerremy) — Mientres esté en lo alto, nos lleva ventaja. Usad la configuración del terreno.
(Ser Julius) — Incluso los dragones mueren. Derrotar a un grifo debería ser una tarea sencilla.
(Ser Arman) — La bestia debe morir.
(Ser Georg) — Tenía el presentimiento de que serías nuestra escolta. Sí, somos la compañía de "élite" con la que marcharéis. Una broma desafortunada, ya lo sé. Rodearemos la capital y atacaremos al grifo cuando nos lo encontremos por el camino. Atacaremos cuando se pose. No es lo bastante sofisticado como para llamarlo una estratagema, pero funcionará. Si aún deseáis uniros a nosotros después de escuchar eso, partamos.
(Ser Georg) — Centraos, la Cacería está en marcha.
(Ser Georg) — ¡Alejaos de vuestra mente todo excepto el combate!
(Peones) — No podemos alcanzarlo a esa altura. ¿Bajaría si le pusiéramos un cebo?
(Ser Georg) — Haced que vuestra presencia sea decisiva.
(Peones) — Parece un buen sitio. Si atraemos a otro monstruo, el grifo los tomará por presas.
(Peones) — Hallaremos a la bestia aquí... Preparémonos para el combate. ¡Usemos un trasgo como cebo para el grifo!
(Peones) — Coloquemos el cebo aquí.
(Ser Arman) — Está cerca... puedo sentirla.
(Ser Georg) — ¡Ahí viene!
(Ser Yohem) — ¡Muere, bestia!
(Ser Georg) — Maldito pajarraco, ha huido a su nido cuando ha cambiado su suerte... No podemos dejar pasar esta oportunidad. Vamos, Arisen. ¡A la Torre de la Luna azul!
(Peón experimentado) — ¡Está herido! ¡Sigámoslo a la Torre de la Luna azul y démosle muerte!
(Aldous) — ¿Así que ha escapado a la Torre de la Luna azul? En ese caso, morirá en un marco pintoresco. Reunid vuestras fuerzas, haced los preparativos necesarios y acabad con la bestia. El deber os reclama, ser.
(Peones) — Pronto llegaremos a la torre. ¡Manteneos en guardia, mi señor(a)!
(Peones) — Ha perdido mucha sangre. ¡Acabaremos con él!
(Peones) — Los cazadores ya han entrado. ¡Rápido, unámonos a ellos!
(Peones) — Espero que el grupo de persecución esté bien... Sigámoslos, rápido.
(Ser Aloyis) — No cabe duda de que son tiempos difíciles...
(Ser Arbel) — Lo... lo seguimos hasta aquí, pero... nos cogió desprevenidos... No obstante... la bestia también ha sufrido heridas graves. No tardará mucho en caer... Por favor... Asegúrate de que esta torre sea... la tumba de la criatura...
(Ser Loren) — Hemos perdido algunos hombres, pero otros siguen luchando. ¡Por favor, ser, acudid en su ayuda!
(Ser Auber) — No cabe duda de que son tiempos difíciles...
(Ser Nikolas) — Nuestra táctica es buena. ¡Mantenedla!
(Peones) — Una puerta... ¿Adónde conducirá?
(Peones) — ¡Reunámonos con el resto! ¡Entremos rápido, Arisen!
(Peones) — ¡Allí, mi señor(a), un grifo!
(Ser Georg) — ...
(Ser Cyrus) — ...
(Peones) — ¡Está atascada por el óxido!
(Peones) — ¡Es demasiado peligroso, mi señor(a)! ¡Debemos escapar!
(Peones) — ¡Una palanca, en el otro lado! ¡Debe de abrir la puerta!
(Peones) — ¡Ah! ¡Ser Westley!
(Ser Westley) — Tenemos escasas probabilidades de éxito...
(Peones) — Honraremos su sacrificio con sangre. ¡A por el grifo!
(Peones) — Es una ascensión imponente. Apenas sé en qué dirección me encuentro...
(Steffen) — ...
(Peones) — ¡Arisen! ¡Ha venido a saldar su deuda con vos!
(Peones) — ¡Ha llegado el momento de acabar con esto!
(Ser Loren) — ...
(Ser Loren) — Voy a quedarme aquí. Puede que todavía queden supervivientes. Os pido que volváis a Gran Soren por delante de mí, Arisen. Decidles que la bestia es historia.
(Ser Cyrus) — Siempre hay un precio que pagar por la guerra. Las lágrimas solo pueden oxidar la espada de un guerrero. La historia de todo hombre acaba en muerte. Y una vez te has ido, ya no importa si es gloriosa o en vano.
(Ser Georg) — Me alegra ver que aún respiráis, amigo(a) mío(a). Parece que yo también he tenido suerte. Es una pena que solo podamos decir eso unos pocos...
(Ser Arman) — El grifo era poderoso... ¿Será el dragón todavía más fuerte? ... En ese caso, será una cacería para el recuerdo.
(Steffen) — ¿Y bien? ¿Tenía aspecto de héroe, yendo al rescate de quienes estaban en peligro? Para ser sincero, he aparecido por casualidad. Estaba siguiendo la pista del hechicero Salomet y me ha llevado hasta aquí. Al llegar te he visto, ¡luchando con un grifo! He pensado que era una oportunidad de oro. ¡Me atrevería a decir que te he robado el protagonismo! No hace falta que me des las gracias, ser. ¡En absoluto!
(Aldous) — ¡Bienvenido(a), ser! Entonces, ¿el grifo ha sido derrotado? Es un gran alivio. Todo aquel que vaya por los caminos de Gransys estará más tranquilo. Y también es una noticia magnífica para el comercio. Vos y los que participaron en la lucha tenéis mi agradecimiento, Arisen.

Observaciones con spoilersEditar

  • Es de los pocos momentos y lugares en que se pueden oir ruidos de lluvia y tormenta.
  • Si se intenta dejar la cima de la torre sin el cristal transportador, habrá una pequeña secuencia.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar