Fandom

Dragon´s-dogma wiki

Merin

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentario1 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Merin
MERIN.png
Datos del NPC
Edad
38
Género
Hombre
Ubicación
Cassardis
Le gusta
Filete de bestia
Carne suculenta

Merin es un NPC en Dragon's Dogma y en DD: Dark Arisen.

DescripciónEditar

Es uno de los pescadores de Cassardis. Sobrevivió al ataque inicial por el Dragón y reanuda su vida normal con el resto de la aldea. Es amigo de Valmiro, y se muestra preocupado cuando Valmiro comienza con sus expediciones. Él perdió a su hermano en el ataque del Dragón a la aldea.

LocalizaciónEditar

Merin vive en Cassardis, en la casa de dos pisos que dá al muelle, justo enfrente casi de la casa del Arisen. Con él viven Mayra y Lewes. Le podemos en la zona de la playa durante el día y en la Taberna de Inez por la noche. Los problemas al comienzo de la historia lo mantendrán lejos de la bebida y no visitará la taberna durante la etapa inicial del juego.

MisionesEditar

FrasesEditar

Durante Noticias lúgubres:
— ¿Qué? ¿¡Han encontrado a Cortese!? ... Yo... entiendo. Elvar también ha sufrido con esto... Cortese tomó su decisión. Se enfrentó a su destino con valor y murió como un hombre. Elvar no hizo nada malo. No hay motivo para que se sienta culpable. Gracias, viejo(a) amigo(a)... Siento que tuvieras que asumir tú esta responsabilidad. Iré a hablar con Elvar para tranquilizarle.
Después de la Llamada del Arisen:
— He oído que tienes a unos cuantos peones a los que tiranizar, ¿no? Yo de los peones solo puedo decir una cosa: ¡no provienen del Creador y no me fío de ellos ni un pelo! … Bueno, en realidad, han sido dos cosas.
— Dicen que los peones proliferan cuando corren los malos tiempos… Algunos comentan que vienen a ayudarnos, pero yo, si no lo veo, no lo creo… Y ni siquiera viéndolo.
Luego de comenzar Que le corten la cabeza:
— La hidra es esa bestia con forma de serpiente, ¿no? Si pillo a alguna de esas hidras reptando por aquí, la decapitaré y me quedaré con sus colmillos para usarlos como cucharas.
— Los más viejos afirman que las tierras que visita el dragón quedan malditas y acaban cayendo. Cuantos más comentarios así oigo, más bebo para olvidarlos.
Tras completar Que le corten la cabeza:
— Has estado en la capital, ¿no? Ahora entiendo por qué no te veíamos el pellejo últimamente. ¿Y bien? ¿Qué noticias traes de Gran Soren? Esas nenazas… seguro que se están meando encima solo de pensar en el dragón. ¡Ja, ja!
— Todos los señoritos de ciudad tienen caballo y dinero, ¿eh? Creía que ya habrían huido a las colinas.
Después de completar Una cuestión de mirmidones y durante La curiosidad mató al gato:
— Perdona, amigo(a). ¿Has visto a Valmiro? Apuesto a que está en otra de sus locas misiones en busca de flores, bichos o lo que sea que le interese ahora... Es un engorro, pero no podemos dejar que se dirija hacia su propia muerte... ¿Me ayudas a buscarlo?
(Ahora no) — Ah, entiendo... Bueno, tal vez no tarde mucho en regresar por su propia cuenta... Y de una pieza, espero...
— Persona, amigo(a). Sigo muy preocupado por la suerte de Valmiro. ¿Y si le ha pasado...? Por favor, ayúdame a buscarlo.
(Aceptar) — Muchas gracias, amigo(a). Antes que nada, deberíamos preguntar a los aldeanos. Alguno tendrá noticias suyas.
— A ver si alguien del pueblo ha visto algo. Es difícil no fijarse en las trastadas de Valmiro, y más difícil todavía olvidarlas. Estoy seguro de que alguien se acordará.
— Me lagra ver por aquí a Valmiro, que además, parece que sigue estando en plena forma. Es un espíritu errante. Sé que le aflige ser motivo de preocupación, pero no puede evitarlo. En cualquier caso, te doy las gracias, amigo(a).
Después de recibir la licencia de la Cacería de la Sierpe:
— ¡Que me claven una lanza en la barriga! ¡Dicen que has ido y te has convertido en "arroces"! "Arosen"... ¡Arisen! Como se diga, el caso es que eres el tema de conversación en la taberna, chaval. Según cuentan algunos, caminas sobre las aguas y lanzas fuego por el trasero.
— Si ese dragón vuelve, cuenta conmigo el primero para ayudarte. Le daré su merecido por lo que nos ha hecho.
Después de la audiencia con el Duque:
— Vaya, vaya... Pero si está recibiendo órdenes del mismísimo Duque. Acuérdate de tus vecinos pescadores cuando todo esto acabe, ¿eh? ¡Ja, ja! Si matas al dragón, te nombrarán duque(sa). Y, a partir de ahí, todo será buena bebida y paños de seda dorada hasta el fin de tus días.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar