FANDOM


ResumenEditar

Los lugares del juego que son demasiado antiguos para poder ser bien explicados por el conocimiento histórico de los personajes son los siguientes:

Por lo menos las tres últimas ruinas de Gransys están asociadas a dioses o cultos de un pasado remoto, mientras que el Everfall es un recinto sagrado para los peones que guarda misterios sobre la vida, la muerte y la propia realidad.

EspeculaciónEditar

  • Además de los cinco elementos de archimagia, el juego sugiere que hay tres fuerzas primordiales, una vinculada a la tierra, otra al agua y otra al cielo.
  • El primero de estos poderes está representado por la posesión de la fuerza bruta y el fuego, su color es el ámbar y se asocia con el rojo vivo y brillante. Su adalid es el draco. Todos aquellos personajes con una vocación roja están igualmente asociados a estas cualidades.
  • El segundo poder se caracteriza por el dominio de los conjuros, además de cierta afinidad por el hielo y los colores celeste y azul cobalto. Su adalid es la sierpe. Todos aquellos personajes con una vocación azul están asociados a estas cualidades.
  • El tercer poder antiguo se distingue por la agilidad para someter el aire y cabalgar los vientos, por ser veloces como el rayo. Sus colores son el verde, el jade y el verde amarillo. Su adalid es el guiverno. Todos aquellos personajes con una vocación amarilla están relacionados a estas cualidades.
  • El fuego está asociado simbólicamente al poder transformativo, sea para la acción destructiva o para la creadora. Sirve tanto para consumir como para purificar, pues a pesar de su hambre puede controlarse. Por todo esto es intuitivo que se le haya asignado el valor de la fuerza.
  • El hielo está vinculado simbólicamente a la conservación y la eternidad, cualquier objeto que quede envuelto dentro de los muros glaciales podrá atravesar las barreras del tiempo. Porque captura las esencias de las cosas, está claro que el hielo debe favorecer a los poderes de la magia y la palabra.
  • El rayo está vinculado simbólicamente al cambio repentino de la realidad, a los acontecimientos que suceden con tal velocidad que desorientan. Es un intenso calor concentrado en un breve espacio y tiempo, en medio de una vasta oscuridad. Por esto debe ser el arma de los emisarios del viento.