Fandom

Dragon´s-dogma wiki

Ser Maximilian

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Ser Maximilian
SerMaximilianPerfil.png
Datos del NPC
Edad
28
Género
Masculino
Ubicación
Gran Soren
Le gusta
Pluma
Servicios
Misiones de la Cacería de la Sierpe
Horario
A toda hora

Ser Maximilian es un NPC en Dragon's Dogma y en DD: Dark Arisen.

DescripciónEditar

Ser Maximilian es uno de los comandantes del duque y el líder de la Cacería de la Sierpe

Es fielmente leal al Duque y su mayor preocupación es la seguridad de Gran Soren .

Ser Maximilian aguarda siempre en las afueras de la residencia del Duque esperando cualquier novedad que suceda en Gran Soren. Algunas veces sale a caminar por el Barrio de los nobles pero luego vuelve a su posición habitual.

FrasesEditar

Primeras frases dedicadas al personaje principal:

—¡Detente! No puede entrar nadie en el castillo sin permiso.
—Te pido disculpas, ser, pero no dispongo de tiempo para charlas… tengo un deber que cumplir. Adiós.
Luego de recibir la licencia de la Cacería de la Sierpe:
— Te pido disculpas... Arisen. Las normas de la Guardia me prohíben hablar con cualquiera que no tenga licencia para la Cacería de la Sierpe[1].
— Ah, Arisen. Mis hombres me han hablado mucho de ti. Esperaba tu visita. Soy ser Maximilian Eizenstern, capitán de la Cacería, nombrado po su ilustrísima, el duque Edmun Dragonsbane. Te ruego que tengas paciencia mientras te explico lo que se espera de ti en la Cacería. La licencia para la Cacería de la Sierpe que llevas permite al portador acometer las tareas más importantes: Las misiones encomendadas por el duque Edmun en persona. Últimamente, toda su voluntad está volcada en buscar información y defenderse del perverso dragón. Una tarea pesada, a buen seguro, pero de ella depende el destino del reino y de sus habitantes. He recibido órdenes de prestar al(la) Arisen toda la ayuda que pueda necesitar. Te ruego que correspondas a esta ayuda de la misma forma. Hay muchas esperanzas depositadas en ti, Arisen. Será un honor mostrarte las tareas pendientes de la Cacería de la Sierpe. La elección está en tus manos...
(Por el momento, nada) — Por supuesto... A buen seguro, tendrás preparativos que hacer antes de poder cumplir con tu deber. Avísame cuando estés listo(a).
Durante La clave cifrada:
(Descifrar un manuscrito) — Por supuesto. En ese caso, veamos los detalles... Tengo tareas importantes para ti, aunque algunas no son de carácter urgente. Y ese es justo el caso de la tarea que nos ocupa ahora. ¿Deseas aceptarla?
(Ahora no) — ¿Oh? En ese caso, que así sea... Pero recuerda que si no hay nada más que te reclame, la Cacería te necesita.
(Aceptar) — Cuando me disponía a buscar una tarea que encomendarte, me encontré esta tabla. No conozco su origen ni su antigüedad, pero el texto que contiene es antiguo. Tanto que mis hombres únicamente han podido leer unas pocas palabras: "dragón", "cicatriz", "Arisen", "corazón"... Es decir, que lo poco que sabemos apunta hacia ti. Lo mejor es que te la entregue. Si hay algo importante escrito ahí, necesitamos saberlo. Tu tarea es averiguarlo.
— Las palabras talladas en la tabla son antiguas, pero es posible que alguien pueda ayudarte a descifrarlas. Si habla de cómo matar al dragón, serán buenas noticias para todos nosotros. Ven a hablar conmigo si averiguas su significado.
— Dado que el Duque fue un Arisen, puede que sepa algo sobre la tabla... Aunque ahora su ilustrísima no habla nunca de aquellos tiempos ni tolera que nadie le pregunte al respecto.
— ¿Dices que no es un texto? Una clave ideada para llevarte ante el Dragonforged... Entiendo. Si este hombre dice la verdad y es inmortal, es muy posible que también guiara a su ilustrísima. En ese caso, bien merece la pena prestar atención a sus palabras. Ve a su encuentro cuando tengas ocasión. Con suerte, también te guiará hasta la victoria.
Durante Una fortaleza sitiada:
(Eliminar una plaga de monstruos) — Por supuesto. En ese caso, veamos los detalles... Hemos recibido un mensaje urgente desde la Roca del Sudoeste. Una horda de trasgos atacó la fortaleza mientras aún estaba siendo reparada. La han tomado. A pesar de ser un bastión lejano, su importancia es vital para nuestras defensas meridionales. Tenemos que recuperarla cuanto antes. La seguridad de todo el ducado depende de ello. Quería solicitar tu ayuda para resolver la situación.
(Ahora no) — Si tienes otros asuntos más urgentes, supongo que no hay nada que hacer... Ocúpate de los asuntos que te requieran y regresa en cuanto puedas.
(Aceptar) — Tenéis todo mi agradecimiento, ser. Voy a enviar un mensaje al bastión ahora mismo. Ya he enviado una avanzadilla con unos cuantos hombres del Duque. Reúnete con ellos y ofréceles tu ayuda. Espero recibir buenas nuevas de tu éxito.
— ¿Estás preparado(a) para partir hacia la fortaleza? Te lo ruego, apresúrate, Arisen. No hay duda de que esos malditos trasgos pueden crearnos muchos problemas, pero debemos recuperar el bastión.
— Ah, gran Arisen. La noticia de tu victoria sobre la horda de trasgos te precede, ser. Con el fuerte de nuevo en nuestras manos, el sur de Gransys vuelve a estar protegido. Has resuelto otra de las preocupaciones de su ilustrísima. Ojalá tus éxitos se prolonguen, ser.
Durante En busca de la Salvación:
(Investigar un culto) — Por supuesto. En ese caso, veamos los detalles... Me temo que esta tarea no es una simple llamada a entrar en acción, ser. Sin duda, necesitarás tiempo y un plateamiento más... sutil que en otros trabajos. Puede que hayas oído hablar de una sociedad llamada "Salvación". La verdad es que todo lo que sabemos proviene de rumores... Son un hatajo de herejes que adoran al dragón y dan la bienvenida a la perdición que trae. En medio del caos provocado por la llegada de la sierpe, su capacidad de influencia ha aumentado, lo que supone pésimas noticias. Te ruego que estés ojo avizor a señales de la Salvación durante tus andanzas. Si encuentras algo, házmelo saber.
(Ahora no) — Hmm, puedo entender tus dudas. Es una petición inusual para un(a) Arisen. Pero me temo que no podemos prescindir de más hombres para investigarlo por nosotros mismos. Tu ayuda sería bienvenida, ser.
(Aceptar) — Bien. Me quedo más tranquilo, ser.
— Sabemos poca cosa sobre la Salvación y lo que sabemos no son sino fragmentos. Quién es su líder, qué acciones están realizando, cuál es su objetivo principal... Ignoramos todo eso. Ya sé que esto dificulta la tarea de recabar información. Tal vez lo mejor sea simplemente ir preguntando a la gente de Gran Soren.
— ¿Dices que la Salvación se reúne en las catacumbas? Solo conozco un sitio así en este lugar, una cripta que se halla por el noroeste. Ninguna persona en su sano juicio iría allí, ni nadie honesto tendría motivo alguno para ello... ¿Qué estarán tramando?
— Entonces, las reuniones de la Salvación tenían una finalidad siniestra... Hmm, es una lástima que se nos haya escapado el Elysion. Redoblaremos la vigilancia para mantener la ciudad a salvo... No obstante, me temo que constituyes un objetivo tanto o más que Gran Soren. Te lo ruego, ve con cuidado, Arisen. Por el momento, puedes marchar con mi agradecimiento.
Durante El altar del Dios del agua:
(Ayudar a un equipo de investigación) — Por supuesto. En ese caso, veamos los detalles... Por decreto del Duque, no vamos a escatimar esfuerzos en recabar información acerca de la sierpe. Como parte de esa tarea, estamos ayudando a la Fe en sus estudios de ruinas y reliquias. Últimamente, una de esas ruinas se ha convertido en refugio de monstruos. Nos han solicitado escolta. Han mencionado específicamente tu nombre. ¿Qué respuesta debo darles?
(Ahora no) — Lo comprendo... Es una pena, ser.
(Aceptar) — Te doy las gracias. Su ilustrísima ha odenado que prestemos la máxima atención a estas cuestiones. Te ruego que hables con el padre Geffrey en la catedral de la ciudad. Él te explicará los detalles de la tarea. Si dependiera de mí, enviaría hasta el último hombre a defender nuestras fortalezas... Pero esa es la tarea que nos han encomendado.
— El Duque se agita en cuanto oye hablar de una investigación como esta, ya que puede aportar más conocimientos sobre la sierpe. Ningún aumento de nuestras fuerzas consigue tranquilizarle... Sin duda, esto se debe a su experiencia. Es un héroe, el único preparado para enfrentarse a la bestia. Eso conlleva una carga que no podemos ni imaginar. ... No he debido hablarte con tal ligereza. No es la función de un soldado aconsejar a su comandante.
— Tienes todo mi agradecimiento, ser. Es terrible lo que le ha sucedido a ese monje. ... No había nada que hacer. La Fe, como el resto de la humanidad, es una víctima de la locura causada por la llegada del dragón. Que el miedo a la sierpe conduzca a un hombre a morir en su búsqueda de piedras antiguas... Me estoy dejando llevar. En definitiva, el Duque ha ampliado los conocimientos que tanto ansía obtener. Es una victoria.
Para comenzar Acudid a la corte:
(Escuchar el mandato del Duque) — Es un gran honor, Arisen. No te lo tomes a la ligera. Aquí tienes los detalles... Extrañas nuevas, Arisen. El Duque va a concederte una audiencia. Su ilustrísima desea felicitarte por tu valor y el servicio que has prestado a estas tierras. Sin embargo, debes saber que cualquier tarea que hayas emprendido deberá completarla otro. También se te pedirá que entregues el documento que te permite unirte a la Cacería. Si has dejado algo pendiente de terminar, te ruego que lo acabes antes de ir a ver al Duque, ser. Debe quedar claro: tu audiencia con su ilustrísima concluirá todas las tareas actuales y se te pedirá que devuelvas la licencia para la Cacería de la Sierpe. Sabiendo eso, ¿estás preparado(a) para ver a su ilustrísima ahora?
(No) — Entiendo. En ese caso, ve y atiende los asuntos que te reclaman, ser. Estaré esperando aquí.
() — ¿Estás seguro(a)? ¿No tienes ninguna tarea pendiente? ¿De que no necesitarás más la licencia para la Cacería?
() — Entendido. en ese caso, entra en el castillo, ser. En el interior te espera un guardia que te llevará hasta su ilustrísima.
Después de renunciar a la licencia para la Cacería de la Sierpe:
— Es evidente que el único objetivo de la Salvación es sembrar el caos entre la gente. No les guía una causa noble. No hay norma que dirija sus acciones. Ni tan solo les mueve la avaricia o los bajos deseos. No creo que haya nada más peligroso.
— He oído hablar de tus hazañas en el campamento. Luchaste con el valor de cien hombres. Las leyendas sobre el poder de los Arisen son verdad, al parecer.
— Decidme, ser. ¿Qué piensas de esta avalancha de ataques de monstruos? Aun a riesgo de parecer loco, o incluso cruel, creo que el ser humano tiene parte de culpa.
— Estas calamidades que nos azotan parecen un mensaje del Creador. O una advertencia. Quizá los Arisen existen como respuesta de la humanidad a esa advetencia. Como fuerza que compensa el desequilibrio, que corrige el mal... Pero disculpa si hablo de asuntos que se escapan a los de mi clase.
— La falta de cuidado mata tan rápido como el acero en el campo de batalla. Te lo ruego, no bajes la guardia.
Después de la audiencia con el Duque:
— ¿Has descansado bien? Las tareas que te esperan no dan tregua al cansancio. Contigo van las esperanzas de todo Gransys, Arisen. Avanza con cuidado.

NotasEditar

  1. A pesar de esta razón y aparente rectitud, Ser Maximilian le hablará libremente al Arisen después de que éste entregue la licencia para la Cacería de la Sierpe y aunque no tenga por lo tanto con qué justificar su permiso para hablar.

CuriosidadesEditar

  • A Ser Maximilan le gusta que le regalen plumas.
  • Durante las misiones de la Cacería de la Sierpe no es posible darle regalos.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar